Novedades

Homilía del 17 de febrero, 2019 domingo C 6

posted Feb 12, 2019, 9:43 AM by Claudia Guerra

Para escuchar  la homilía del 17 de febrero, 2019 domingo C 6 

Para escuchar  la PALABRA A LOS JÓVENES del  17 de febrero, 2019 domingo C 6 

Para escuchar  EL CUENTO DE LAS NIÑAS Y DE LOS NIÑOS del 17 de febrero, 2019 domingo C 6 

Jesús, los pobres y los ricos. 17 Feb 2019

posted Feb 12, 2019, 9:41 AM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS.
Jesús, los  pobres y los ricos.
manuelmaza@pucmm.edu.do


    El profeta muchas veces expresa un mensaje incómodo que sacude nuestras seguridades.  Consideramos afortunada a la gente de recursos. A los pobres los tildamos de infelices, les toca resignarse a su suerte.

   En el Evangelio de hoy, Lucas 6, 17.20 – 26, Jesús sacude a sus discípulos y el pueblo: “Dichosos los pobres, porque vuestro es el reino de Dios”. Luego declarará dichosos a los hambrientos, los que lloran, los odiados, y a los excluidos e insultados por su causa. Inmediatamente, expresa su pena y rechazo por los ricos, los  saciados, los  que ahora ríen y los aprobados por todos.

    Enciendo mi pobre lucecita sobre un pasaje disputado por ejércitos de especialistas. “En el mundo griego, el adjetivo dichoso (makarios) denotaba la felicidad interior de una persona”. Dichosa era la persona afortunada. Los dioses griegos eran dichosos. 

    En el Nuevo Testamento, y ante el anuncio del Reino,  el término “dichoso” contrasta con lo valorado por la gente como felicidad. El “ay de ustedes los ricos” según Joseph Fitzmyer en su comentario de Lucas, expresa “el rechazo, la descalificación, el dolor y el padecimiento”. 

     El nuevo orden que Jesús está anunciando y construyendo, beneficia a los pobres, los hambrientos, etc., que no confían en el hombre (Jeremías 17, 5 – 8).  Cuando la historia entre en la eternidad, porque nuestra esperanza no es solamente para esta vida (1ª Corintios 15, 12. 16-20), su hambre será saciada. En cambio, los ricos dan pena, como ya tienen su consuelo, se excluyen ellos mismos de ese orden desde ahora. Cuando la historia alcance su fin definitivo, la risa de los que ríen mientras otros lloran,  se trocará en llanto, la hartura en hambre y la aprobación de los tiranos, aparecerá como un aplauso podrido, sueldo de farsantes. 

Homilía del 10 de febrero, 2019 domingo C 5

posted Feb 5, 2019, 8:43 AM by Claudia Guerra


Para escuchar  la homilía del 10 de febrero, 2019 domingo C 5 

Para escuchar  la PALABRA A LOS JÓVENES del  10 de febrero, 2019 domingo C 5 

Para escuchar  EL CUENTO DE LAS NIÑAS Y DE LOS NIÑOS del 10 de febrero, 2019 domingo C 5 

Se curan cristianos de la orillita. 10 Febrero 2019

posted Feb 5, 2019, 8:28 AM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS.
Se curan cristianos de la orillita.
Manuel Maza, S.J. 
mmaza@pucmm.edu.do


   ¿Quién no ha simpatizado con Jesús de Nazaret?  Un hombre tan coherente entusiasma a cualquiera. Así le pasó a Simón Pedro. Una cosa era haber oído hablar sobre Jesús, y otra, verlo subirse en su propia barca para desde allí enseñar a la gente.  Así lo narra el Evangelio de hoy (Lucas 5, 1 – 11). Pedro se hinchó, ¡Jesús en su barca! 

     Pedro escuchó la propuesta que ha cambiado muchas vidas: “Rema mar adentro, y echa las redes para pescar”. La orilla del lago donde Jesús predicaba, era también la orilla del fracaso de Pedro y sus compañeros la noche anterior: no habían “cogido nada”. 

     Pedro se fio de Jesús: “por tu palabra, echaré las redes”. Luego vino  el signo, la redada enorme de peces que los puso a llamar a los pescadores de las otras barcas.

    Todo esto era demasiado para Pedro. Se arrojó a los pies de Jesús diciendo: “Apártate de mí, Señor que soy un pecador”.  El temor se apodera de él y de los que estaban con él.

     Jesús le dijo: “No temas, desde ahora serás pescador de hombres”.

     El cristianismo de muchos cristianos de América Latina es un cristianismo de la “orillita”. Muchos se han acomodado en la seguridad de la orilla, con un cristianismo de cumplimiento fiel y rutinario. “No me metan en más cosas”.

   Pero ahí está el llamado del Señor: ¡rema mar adentro!  Cada cual ha de descubrir cuál es su “mar adentro”.  Para muchos “mar adentro” será asociarse con otros para intentar transformar esta tierra nuestra.

   Pero el verdadero desafío no viene de nuestra poca fe en el Señor, que nos impide remar mar adentro, el verdadero desafío viene de la sorprendente fe del Señor en Pedro y en nosotros: “desde hoy serás pescador de hombres”.

Homilía del 3 de febrero, 2019 domingo C 4

posted Feb 1, 2019, 11:35 AM by Claudia Guerra

Para escuchar  la homilía del 3 de febrero, 2019 domingo C 4 

Para escuchar  la PALABRA A LOS JÓVENES del   3 de febrero, 2019 domingo C 4 

Para escuchar  EL CUENTO DE LAS NIÑAS Y DE LOS NIÑOS del  3 de febrero, 2019 domingo C 4 

Palabras incómodas. 3 Febrero 2019

posted Feb 1, 2019, 11:33 AM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS.
Palabras incómodas.
mmaza@pucmm.edu.do

   En Lucas 4, 21 – 30, Jesús incomoda a hombres y mujeres muy seguros de su valer.  Jesús atacó su cómodo nacionalismo arrogante, citándoles los ejemplos de Elías y Eliseo, que actuaron a favor de extranjeros. Luego querían despeñar a Jesús por un barranco. 

   Los pueblos del Caribe somos pueblos simpáticos. Llegan los turistas y se encantan con nuestro sol en el cielo y el calor humano dominicano en el suelo. Pero hemos de reconocer con sinceridad que aquí hay millones de ciudadanos que mal viven en los infiernos de los barrios marginados, los campos olvidados y nuestra capital caótica de la cual se fuga todo el que puede cada viernes. Somos gente simpática, pero nos falta responsabilidad social. Se evaden impuestos y el rendir cuentas de cómo se gastan. Alegremente ignoramos los montones de basura y los criaderos de mosquitos. Nuestras calles y carreteras están plagadas de choferes violentos e irresponsables. Podemos exportar candidatos verbosos, pero nos faltan ciudadanos que quieran enfrentar nuestras necesidades sociales. 

    Hace más 50 años, los Obispos del mundo reunidos en el Vaticano II, nos lanzaron como Jesús estas palabras incómodas: "Hay quienes profesan amplias y generosas opiniones, pero en realidad viven siempre como si nunca tuvieran cuidado alguno de las necesidades sociales. No solo esto; en varios países son muchos los que menosprecian las leyes y las normas sociales. No pocos, con diversos subterfugios y fraudes, no tienen reparo en soslayar los impuestos justos u otros deberes para con la sociedad. Algunos subestiman ciertas normas de la vida social; por ejemplo, las referentes a la higiene o las normas de la circulación, sin preocuparse de que su descuido pone en peligro la vida propia y la vida del prójimo." (La Iglesia en el Mundo Actual, No. 30.)

    Queda mucho año por delante, apliquémonos  estas palabras incómodas.  

Homilía del 27 de enero, 2019 domingo C 3

posted Feb 1, 2019, 11:31 AM by Claudia Guerra

Para escuchar la homilía del 27 de enero, 2019  domingo C 3 Entrar en el Hoy de Jesús, que Jesús entre en nuestro hoy para abrirnos los ojos, romper nuestras cadenas, sanar los corazones.

Para escuchar  LA PALBRA A LOS JÓVENES del 27 de enero, 2019  domingo C 3 

Para escuchar EL CUENTO DE LAS NIÑAS Y DE LOS NIÑOS del 27 de enero, 2019  domingo C 3   

La firmeza de la fe. 27 Enero 2019

posted Feb 1, 2019, 11:30 AM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS.

La firmeza de la fe.
mmaza@pucmm.edu.do 

   Para muchos, la fe no es más que un asunto de sentimientos,  propio de gente débil, incapaz de pensar críticamente. 

   Durante siglos, muchos cristianos murieron por su fe.  ¿Acaso su valentía fue fruto de un fanatismo irreflexivo? Esos cristianos creyeron al igual que Pablo de Tarso que dijo: “sé de quién me he fiado” (2ª Timoteo 1, 12).

   El Evangelio de Lucas nos enseña por qué tiene sentido creer en Jesús. Lucas nos cuenta sus esfuerzos: “Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelo por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido” (Lucas 1, 1 -4). Está claro que para Lucas, la fe tiene que fundamentarse en algo comprobado y serio. Nos toca conocer la solidez de la enseñanza recibida.

   San Agustín, afirmó: “nadie creería si no juzgase primero que vale la pena creer”. El muchacho que se casa con una mujer, se apoya en un conocimiento racional y una experiencia afectiva. A partir de su conocimiento de la muchacha, el muchacho elabora esta decisión: -- voy a apostarle a esta mujer mi vida --. Al casarse, el hombre y la mujer creen que vale la pena ir más allá de lo conocido y comprometerse en una vida desconocida. El matrimonio es un acto de fe apoyado en la experiencia vivida y la razón. Ambos han razonado que su felicidad consiste en construir un proyecto común.

   Todo el que cree, cree con su razón. Y todo el  que cree, va más allá de su razón, ¡porque su misma razón le dice que vale la pena ir más allá! Una razón humana que se  respete, sabe que ella misma no es el último criterio. 

  Para creer nos apoyamos en la lealtad de Dios. No hay nada más firme.

Homilía del 20 de enero, 2019 Boda de Caná Domingo C 2

posted Feb 1, 2019, 11:28 AM by Claudia Guerra

Para escuchar la homilía del 20 de enero, 2019  Boda de Caná Domingo C 2  

Para escuchar la  PALABRA A LOS JÓVENES del 20 de enero, 2019  Boda de Caná Domingo C 2  

Para escuchar EL  CUENTO DE LAS NIÑAS Y DE LOS NIÑOS del 20 de enero, 2019  Boda de Caná Domingo C 2  

Jesús de Nazaret, ¿un aguafiestas? 20 Enero 2019

posted Feb 1, 2019, 11:02 AM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS.
Jesús de Nazaret, ¿un aguafiestas?


mmaza@pucmm.edu.do 
     Hoy, Juan narra el primer milagro (signo) de Jesús en un banquete de bodas (Juan 2, 1 – 11).  A unos novios, amigos de María, se les acabó el vino durante su fiesta de bodas, en Caná de Galilea.  María confía que Jesús actuará. Ella ordena a los sirvientes: -- Hagan lo que les diga--.  Jesús mandó a los sirvientes a llenar de agua unas tinajas enormes y luego la sirvieran.  El encargado de la fiesta, acabará quejándose al novio: --todo el mundo pone primero vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor: tú en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora--. 

   A veces los cristianos nos hemos merecido la crítica de “aguafiestas” de la legítima alegría humana. Puede ser,  pero ciertamente, Jesús de Nazaret  no fue ningún “aguafiestas”.  Hoy lo vemos transformando el agua en vino para que una fiesta de bodas no se dañe. 

   La Iglesia nos enseña: Jesús es el verdadero novio que trae a la fiesta de la vida, el mejor de los vinos. Como lo anunciara Isaías (62, 1 – 5): “la alegría que encuentra el marido con su esposa, la encontrará Dios contigo.”  Dios le da un nombre nuevo a su pueblo, simbolizado por la ciudad de Jerusalén: “ya no te llamarán <<Abandonada>>”…te llamarán <<Desposada>>”. 

   Nuestro país necesita un vino nuevo de lealtad, justicia y salvación. Ante tanta mentira, violencia y corrupción, nos parecerá, que con nuestras organizaciones, y luchas, andamos llenando de agua las tinajas, cuando lo que falta es vino. ¡Eso es lo que nos toca: trabajar  unidos, lúcidos y perseverantes! El Novio transformará el agua de nuestros trabajos en un vino nuevo. Llenemos las tinajas con el agua de nuestro esfuerzo, convencidos de que, ¡la fiesta de la justicia va, y el vino nuevo, lo probaremos!

1-10 of 740