Novedades

Homilía del 27 de mayo, 2018 la Santísima Trinidad

posted May 15, 2018, 6:25 PM by Claudia Guerra

Para escuchar la homilía del 27 de mayo, 2018 la Santísima Trinidad

Para escuchar la PALABRA A LOS JÓVENES del 27 de mayo, 2018 la Santísima Trinidad 

Para escuchar EL CUENTO DE LAS NIÑOS Y DE LOS NIÑOS del 27 de mayo, 2018 la Santísima Trinidad 

Sumergirse en la Trinidad. 27 Mayo 2018

posted May 15, 2018, 6:23 PM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS. 

Sumergirse en la Trinidad.

Manuel Maza, S.J.
mmaza@pucmm.edu.do

  Creemos que “el Señor es el único Dios” (Deuteronomio 4, 32 – 40) y afirmamos que ése único Dios, es Padre, Hijo y Espíritu Santo. 

   En el final del evangelio de San Mateo, (28,16-20), Jesús envió a sus discípulos de esta manera: “Vayan y hagan discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

  Bautizarse es ser sumergido en el  agua. El agua es símbolo de una experiencia. Jesús envió a sus discípulos  a sumergir a todo aquel que quisiera ser cristiano en la experiencia de la Trinidad.

   Los cristianos estamos llamados a hacer la experiencia de Dios como Padre liberador, el mismo que liberó a los hebreos en Egipto (Deuteronomio 4). Es el Padre quien “libra nuestras vidas de la muerte  y nos reanima en tiempo de hambre” (Salmo 32).

   Todos los creyentes hemos de sumergirnos en la experiencia del Hijo como Palabra del Padre, “palabra sincera y leal, amante de la justicia y el derecho” (Salmo 32). Jesús es tan divino como el Padre, por eso "se le ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra” (Mateo 28). 

  Finalmente, al sumergirnos en la experiencia de la Trinidad, descubriremos, que gracias al Espíritu Santo, podemos dirigirnos al Padre con la plena confianza de los hijos. Jesús lo llamaba ¡Abba! Y nosotros también podemos dirigirnos a él de la misma manera. 

  Al confesar la Trinidad no encerramos a Dios en una fórmula humana, sino que abrimos nuestras mentes al misterio inalcanzable, al cual nos acercamos por tres caminos seguros: en Dios, uno es Padre, otro es Hijo y otro, Espíritu Santo. Pero tan inmenso es su amor y tan estrecha su comunicación, que adoramos y creemos en un solo Dios. Así ha de ser la Iglesia sumergida en la Trinidad.   

Homilía del 20 de mayo, 2018

posted May 15, 2018, 6:22 PM by Claudia Guerra

​Para escuchar la homilía del 20 de mayo, 2018

Para escuchar la PALABRA A LOS JÓVENES del 20 de mayo, 2018

Para escuchar el cuento DE LAS NIÑAS Y DE LOS NIÑOS del 20 de mayo, 2018

Viento y fuego para la misión. 20 Mayo 2018

posted May 15, 2018, 6:20 PM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS. 

Viento y fuego para la misión.
Manuel Maza, S.J.
mmaza@pucmm.edu.do


   Muchas discusiones religiosas son estériles. Sacamos más provecho, cuando podemos acercarnos al impacto social de una determinada fe.

  Tal es el caso del cristianismo. Hay un salto cualitativo, desde aquel grupo de pescadores galileos atemorizados, a los millones de hombres y mujeres que llegaron a considerar a Jesús como el Mesías de Dios. En tiempos de Constantino ya eran el 10% del Imperio Romano.

   En las lecturas de hoy, solemnidad de Pentecostés, 50 días después de la Pascua, encontramos algunas respuestas.

   ¿Qué transformó a aquellos hombres que salieron huyendo la noche en que cayó preso Jesús? Juan 20, 19 – 23 narra, como puede, un encuentro de aquellos hombres con el Cristo resucitado. 

   Mantenían las puertas cerradas por miedo a los judíos. Pero Jesús vence su miedo con la paz. Las puertas se abren. Al mostrarles las heridas de los clavos, les está mostrando que la fuerza de Dios es más fuerte que la violencia de los hombres.

   Luego sopla sobre ellos su aliento diciéndoles: “reciban el Espíritu Santo”. Es decir, ahora ustedes tienen dentro de ustedes mismos el amor con que me ama el Padre y mi respuesta a ese amor. Es ese amor el que les permitirá perdonar y crear una vida nueva en cada persona que se arrepienta.

   Jesús les envía de la misma manera en la que Él fue enviado.

   La lectura de los Hechos de los Apóstoles 2, 1 – 11 nos explica otras dimensiones de la acción del Espíritu al interior de los creyentes. Es como el aliento creador que sobre volaba las aguas del caos originario en Génesis (1, 2). El Espíritu recrea todo. El fuego de Dios, ya no está en el monte Sinaí (Éxodo 19, 18), sino dentro de los corazones de los creyentes para amar como Dios ama. 

Homilía del 13 de mayo, 2018 la ascensión del Señor.

posted May 8, 2018, 9:11 AM by Claudia Guerra

Para escuchar  la homilía  del 13 de mayo, 2018 la ascensión del Señor. 

Para escuchar LA PALABRA A LOS JÓVENES   del 13 de mayo, 2018 la ascensión del Señor.    

Para escuchar         del 13 de mayo, 2018 la ascensión del Señor. 

Se fue para subir y volver. 13 Mayo 2018

posted May 8, 2018, 9:09 AM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS.
Se fue para subir y volver

Manuel Maza, S.J. 
mmaza@pucmm.edu.do

       La primera lectura de hoy, solemnidad de la Ascensión del Señor, presenta el inicio del libro de los Hechos de los Apóstoles (1, 1 – 11). Allí encontramos los objetivos y las instrucciones últimas de Jesús a sus apóstoles antes de partir. Bien nos pueden servir a nosotros.

   El objetivo de Jesús en su trato con los apóstoles pretendía dejarles claro que “Él estaba vivo”. Mientras consideremos a Jesús de Nazaret como nuestro difunto más ilustre, nos matará la nostalgia. 

   Jesús los invita a no tomar decisiones movidos por el temor. Jerusalén era la ciudad asesina que había apresado y crucificado a su Maestro. Jesús les pide que no se alejen de ella para aguardar que se cumpla en ella la promesa del Padre: el envío del Espíritu. Pentecostés ocurrirá justo en esa ciudad dominada por la Ley, el Templo, los herodianos y los romanos. 

   Jesús los libera de aspiraciones triunfalistas. Cuando le preguntan: “¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?”. Jesús los libera de esa curiosidad estéril y les exhorta a disponerse para recibir el Espíritu Santo. 

   Los apóstoles no necesitan de una fuerza para avasallar, sino para ser testigos. Lo que ocurrió en semilla en los apóstoles, nos ocurre a todos nosotros. Ese Jesús que se ha ido al Padre, nos constituye en testigos mediante la fuerza de su Espíritu.

  Con frecuencia olvidamos, que la palabra “política” no se reduce simplemente a votar, sino que señala todo lo referente a la vida ciudadana. 

  A los cristianos nos toca ser testigos precisamente en esa vida ciudadana llena de desafíos. La tentación sería quedarnos mirando al cielo. O reducir la victoria del Señor a la victoria de un determinado partido o grupito. 

   Las campañas duran un ratico. Ser testigos es tarea de toda la vida.

No somos siervos, sino amigos. 6 Mayo 2018

posted May 8, 2018, 9:06 AM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS.
No somos siervos, sino amigos.
Manuel Maza, S.J.  manuelmaza@pucmm.edu.do

   Padres, educadores y  sacerdotes fallamos al usar a Dios como pieza clave de un aparato represivo.

   No es raro todavía escuchar a una madre o un educador conminar a un joven inquieto: -- Cumple esto que te digo, porque si no, Dios te va a castigar--. Es propio de hombres y mujeres celosos de su autoridad justificar y sacralizar sus normas disciplinares “en nombre de Dios”. Pero, ¿acaso es así el Dios que nos reveló Jesús?

   Nos toca cantar un canto nuevo, como nos exhorta el Salmo 97. Juan, el evangelista, en el pasaje Juan 15, 9 – 17 presenta a Jesús aleccionando así a sus discípulos: “Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a ustedes les llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre se los he dado a conocer”. 

   Jesús introdujo a sus discípulos en su relación de amor con el Padre. Jesús no formó una comunidad de siervos, en el sentido esclavista de la palabra,  sino de amigos. Él mismo comenzó esa amistad: ellos no eligieron a Jesús;  Jesús les eligió a ellos.

   No los eligió para instalarse en un lugar, sino para enviarlos en misión y dieran un fruto duradero.

   Los invitó a orar al Padre con la certeza de ser escuchados.

   ¿Quién está delante de una exigencia mayor, el siervo o el amigo? El siervo con cumplir externamente tiene. El amigo vive la exigencia del amor. Jesús mismo exhorta así a sus discípulos: “ámense como yo los he amado”. Incluso, los coloca delante del amor mayor existe: “nadie tiene mayor amor que quien da la vida por sus amigos”. 

   Jesús nos invita a todos los discípulos, especialmente a los que mandamos y dirigimos, a dar la vida por los amigos. 

Homilía del 29 de abril, 2018 quinto domingo de pascua.​

posted May 8, 2018, 9:04 AM by Claudia Guerra

​Para escuchar la homilía del 29 de abril, 2018 quinto domingo de pascua.​

​Para escuchar LA PALABRA A LOS JÓVENES del 29 de abril, 2018 quinto domingo de pascua.​ ​

​Para escuchar el cuento de LAS NIÑAS Y DE LOS NIÑOS del 29 de abril, 2018 quinto domingo de pascua.​ 

Cuando el charlista es Jesús. 29 Abril 2018

posted May 8, 2018, 9:02 AM by Claudia Guerra

DESDE LOS TEJADOS.
Cuando el charlista es Jesús.
Manuel Maza, S.J.  mmaza@pucmm.edu.do

   Nunca olvides, cuando vayas a una Eucaristía, congregación o  culto donde se proclame el Evangelio, que ¡el charlista es Jesús! Haz memoria de la gente que te ha marcado espiritualmente y te pasará lo mismo que a mí: sentíamos que a través de esa persona, el mismo Jesús de Nazaret nos salía al encuentro para abrazarnos e invitarnos a caminar con Él como discípulos.

   Hoy, Jesús, en Juan 15, 1 – 8,  nos da una charla acerca de cómo debe ser nuestra relación con Él: se trata de permanecer. Una cosa son las conferencias que nos dan, un libro que leímos, una ceremonia a la que asistimos “para cumplir”. Otra cosa es permanecer.

   Permanecer es dejar que lo de adentro de Jesús se haga vida en nosotros. Lo de adentro de Jesús fue el amor del Padre. “Como el Padre me ha amado así los he amado yo a ustedes”. Esa es la savia que le camina por dentro a Jesús, un amor que consolida su originalidad y le atrae a su plenitud.

   Pasa en nuestras ciudades: una vez al año por lo menos, podan de manera salvaje árboles más hermosos y útiles que muchos turpenes. Las ramas cortadas quedan apiladas durante semanas a sus pies. A veces, cuando el viento las bate, las ramas vivas se agachan como si quieran besar a sus hermanas muertas. Se van secando. Son cadáveres sin dolientes.

   Si no permanecemos en Jesús, somos ramas cortadas y asi cuando hablemos, la gente lo que va a escuchar es nuestra pobre  palabra, nuestros raquíticos esquemas y  esperanzas de vuelo corto.

   Permanecer es una amistad vital, que se expresa en una oración marcada por lo que quiere el Señor. El permanecer nos transforma en transparentes, fructuosos y con el tiempo, hasta llegaremos a ser discípulos. 

1-10 of 663